Aprovechamiento de la inteligencia artificial para contrarrestar el terrorismo interno

enero 20, 2021

El extremismo violento y el terrorismo han sido una de las inquietudes más grandes del público estadounidense y del gobierno de los EE. UU. durante décadas.  Ciertos patrones y tendencias en el extremismo violento y el terrorismo, como el reclutamiento final basado en Internet y un foco en objetivos más blandos, que se aplican al terrorismo patrocinado en el extranjero de la misma forma que al terrorismo interno.  Una tendencia preocupante en los Estados Unidos es que los actos políticos violentos son cometidos por ciudadanos estadounidenses.

El ataque reciente al Capitolio de los EE. UU.  es la última acción por parte de extremistas violentos estadounidenses. Los activistas políticos de la derecha que ocuparon el edificio del Capitolio abrumaron a las fuerzas de seguridad, mataron a un funcionario del orden público y vandalizaron la instalación, lo que provocó daños en propiedad del gobierno y aterrorizó a los senadores, miembros del Congreso y su personal. Aproximadamente 60 oficiales de policía del Capitolio sufrieron lesiones y cuatro civiles murieron.

Las fuerzas de orden públicos tienen la obligación de determinar quién fue responsable del ataque al Capitolio y de llevarlo ante la justicia. Los equipos de inteligencia y analistas tienen la obligación de desarrollar las mejores formas de prevenir este tipo de ataques para que no vuelva a suceder. El Departamento de Seguridad Nacional y otros organismos de orden público e inteligencia están comprometidos a prevenir este tipo de eventos en el futuro.  Este es un desafío desgastante, de creciente intensidad, frecuencia y complejidad.

Dentro de la comunidad de inteligencia, se menciona comúnmente que el enemigo de la Guerra Fría era “fácil de encontrar, pero difícil de derrotar”. En la Guerra contra el Terrorismo y el extremismo violento, se menciona que el enemigo es “fácil de derrotar, pero difícil de encontrar”. Es aquí que la tecnología de inteligencia artificial entra en juego.

La tecnología de IA puede ser la mejor herramienta que los equipos de orden público e inteligencia puedan aplicar para revelar, controlar, detener y prevenir el extremismo violento. El uso eficaz de la IA puede ayudar a los analistas a clasificar cantidades masivas de datos no estructurados para encontrar los medios más eficientes y automatizados de obtener información y conocimientos críticos para identificar a actores violentos y ayudar a detener y prevenir sus ataques.

La inteligencia artificial puede asistir a las autoridades atravesando miles de millones de comunicaciones y puntos de datos en redes sociales principales, además de en la Web oscura y profunda, casi en tiempo real, para identificar los hilos específicos que usan los extremistas para reclutar miembros, recaudar fondos, distribuir propaganda, difundir información errónea y mala información, organizar reuniones, distribuir armas de fuego y equipos, y planificar ataques.

La inteligencia artificial puede asistir también ayudando a identificar la naturaleza de la participación individual, distinguir si una persona identificada es un líder extremista, un seguir raso, un defensor pasivo, un posible reclutado o una víctima objetivo de acoso o violencia.

A medida que el mundo se torna más complejo y los actores violentos incorporan tecnologías más sofisticadas para coordinar actividades destructivas de mayor alcance e impacto, la IA será cada vez más importante en el esfuerzo por proteger al público.

LEARN MORE

Share this post